Salud e higiene sexual

descargaLa Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud sexual y reproductiva como “un estado de completo bienestar físico, mental y social y no simplemente
la ausencia de enfermedad o dolencia en todos los asuntos relacionados con el sistema reproductivo y sus funciones y procesos”.
diferentes-metodos-anticonceptivos-780x333La Salud Sexual y Reproductiva entraña la capacidad de disfrutar de una vida sexual satisfactoria y sin riesgo de procrear, y la libertad para decidir cuándo hacerlo o no hacerlo y con qué frecuencia. Esta última condición lleva implícito el Derecho del hombre y la mujer de obtener información y servicio de planificación de la familia de su elección, así como acceso a otros métodos para la regulación de la fecundidad que no estén legalmente prohibidos, y acceso a métodos seguros, eficaces, accesibles y aceptables, el Derecho a recibir servicios adecuados de atención de la salud que permitan los embarazos y los partos sin riesgos y den a la pareja la máxima posibilidad e tener hijos/as sanos/as.

 

En consonancia con esta definición de salud reproductiva, la atención de la salud reproductiva se define como el conjunto de métodos, técnicas y servicios que contribuyen a la salud y el bienestar reproductivos al evitar y resolver los problemas relacionados con la salud reproductiva. Incluye también la salud sexual, cuyo objetivo es el desarrollo de la vida y delas relaciones personales y no meramente el asesoramiento y la atención en materia de reproducción y de enfermedades de transmisión sexual.

enfermedades-de-transmisi

HIGIENE SEXUAL
El cuidado, la higiene y protección del cuerpo y de los órganos del aparato reproductor son importantes elementos para disfrutar de una salud sexual y reproductiva satisfactoria, tanto para los hombres como para las mujeres.
Es conveniente que las personas, y especialmente las y los jóvenes, conozcan hábitos de higiene fundamentales, entre los cuales se mencionan:
• La higiene de los genitales externos es tan importante como la del resto del cuerpo. El aseo diario es fundamental.
• Existen infecciones de los órganos genitales que se tratan como las demás infecciones, es decir, con la consulta médica y el cumplimiento del tratamiento indicado.
• Los hombres deben mantener el pene limpio y evitar acumulación de secreciones.
Durante el aseo personal debe echar hacia atrás el prepucio o piel que recubre el glande o cabeza del pene y lavar con agua y jabón. En caso de presentarse cualquier secreción extraña se debe consultar al médico.
• Las mujeres deberán acudir al ginecólogo desde la primera menstruación. La aparición de la regla es algo natural y el uso de compresas o tampones comenzará a ser
habitual.
• Es recomendable tomar duchas o baños regulares durante la menstruación.
• El exceso de limpieza vaginal puede ser contraproducente, ya que se destruye la flora vaginal aumentando los riesgos de infección.

ca. 2001 --- Couple Taking Shower Together --- Image by © Larry Williams/CORBIS
ca. 2001 — Couple Taking Shower Together — Image by © Larry Williams/CORBIS

• Aunque los genitales externos tienen cierto olor, recuerda que los fuertes olores provenientes
de la zona genital suelen denotar una infección.
• En las relaciones sexuales se deben utilizar preservativos para evitar embarazos no
deseados y posibles Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).
• También es importante que, a la hora de establecer relaciones sexuales, se conozca
bien a la pareja, tener confianza y capacidad de comunicación con ella para poder hablar
de relaciones sexuales anteriores, de posibles infecciones de transmisión sexual
o consumo de drogas intravenosas.
• La presencia de cualquier enfermedad de infección sexual debe ser conocida por la
pareja.